Lo primero a tener en cuenta, a la hora de cuidar o limpiar las alpargatas, es que requieren de un cuidado especial ya que están confeccionadas con materiales naturales y ecológicos. 
En todo caso, existen diferentes maneras de acometer la limpieza de las alpargatas. La elección de uno u otro sistema dependerá del modelo de las alpargatas y también de la decisión personal de su propietario. 
                                              
       • La convencional                                   
Limpiar la tela o loneta con una mezcla de agua y amoniaco rebajado, frotando con un cepillo o paño la zona a limpiar. En lugar de amoniaco, también se puede utilizar un jabón suave. 
También pueden limpiar con una esponja o cepillo, mojado en una mezcla de agua, jabón neutro y una pizca de bicarbonato de sodio. Se puede insistir con movimientos circulares en las zonas donde haya manchas y después pasar un trapo seco y limpio para quitar restos de la mezcla.
 En caso de ser necesario, el esparto o yute se puede limpiar con polvos de talco. Para    ello se espolvorean los polvos de talco, se deja reposar y se termina con un buen cepillado. La suciedad se pegará a los polvos talco y será fácil eliminarla con el cepillo.
La delicada  
 Sacudir o limpiar las suelas para eliminar restos de arena, barro… etc
Pasar un cepillo de cerdas suaves por la superficie del zapato para arrastrar el polvo o restos de suciedad.
La osada           
Lavarlas en la lavadora. Seguro que quedarán muy bien, pero también es cierto que se dañan antes y, tal vez pierdan algo de color o de belleza. Pero lo que es seguro es que es el método más eficaz y más cómodo.
Si te decides por esta opción, lo más aconsejable y menos agresivo es usar un programa de lavado corto, en agua fría y centrifugado suave.
Nosotros solo aconsejamos este método para las alpargatas “básicas” no solo porque son las que más se ensucian sino también porque su cosido artesanal las hace mas resistentes. Pero, eso sí, siempre teniendo en cuenta que la lavadora implica un riesgo y que asumirlo es una decisión personal.
                                                                                                                          * 
                                                                                                                         ***  
                                                                                                                          *
UN PAR DE CONSEJOS:
Siempre, sea cual sea el método elegido, a la hora del secado conviene poner en el interior un papel de periódico para que absorba la humedad y evitar que las alpargatas pierdan su forma.  Y procurar que se sequen a la sombra para que el sol no les haga perder su color.
                                                                                                                           *
                                                                                                                          ***
                                                                                                                           *
UN RECORDATORIO: 
Algo a tener en cuenta es que después de lavadas, encogerán un poco y la suela quedará muy dura. Pero con el uso volverá a recuperar la flexibilidad en muy poco tiempo (introducir periódicos o unas bolsas de plástico -a modo de horma- durante el secado, y secarlas a la sombra ayudará a que encojan algo menos)