Desde hace cientos de años se vienen realizando en Cervera del Río Alhama las tradicionales alpargatas. La materia prima principal para la elaboración de la suela ha ido cambiando con el paso de los años. Durante muchos años, la materia empleada era el esparto (de ahí el nombre de “esparteñas”). Mas tarde se utilizó el cáñamo, el yute, e incluso, como nota anecdótica, podíamos citar que en tiempos de necesidad se llegó a utilizar las sogas de los barcos previamente deshechas.

                            

En la actualidad se utiliza única y exclusivamente el yute, que es una materia prima 100% natural y ecológica, que permite transpirar la piel y es más suave al tacto y también de más larga duración que cualquier otra materia.

Con estas fibras totalmente naturales se confecciona la trenza, para luego proceder al urdido, que consiste en ir enrollándola hasta darle la forma de la suela. Esta parte todavía se sigue haciendo como en  tiempos pasados como se puede ver en las fotografías.

                                                                                                                                                                                   

                                    

 

 Seguidamente se cose la suela pasando puntadas de un lado a otro hasta dejarla consistente y lista. En esta parte, en la que, en la actualidad, se utiliza alguna ayuda mecánica

                                    

El siguiente paso es el vulcanizado. Antiguamente la parte de la suela que va en contacto con el suelo, no llevaba ningún tipo de protección, pero hoy en día se le pone una goma de caucho para que la duración sea mayor. Este proceso es el llamado  vulcanizado.


Una vez la suela esta lista, el trabajo pasa a las mujeres que son las encargadas, de coser la lona a la suela para así dejarla lista para su utilización. Este proceso se le llama remonte y es junto con el urdido las partes del proceso que menos han evolucionado, debido a que se sigue haciendo totalmente a mano con ayuda de una aguja y lo que se conoce como zapatilla. La zapatilla es una protección metálica que las señoras se colocan en la palma de la mano para empujar la aguja