El origen de las alpargatas está documentado en España desde el siglo XIII