En Cervera del Rio Alhama, desde hace cientos de años, se confeccionan artesanalmente las tradicionales alpargatas.

Durante muchos años la materia empleada fue el esparto -de ahí el nombre de esparteñas- 
Más tarde también se utilizó el cáñamo e incluso, en caso de necesidad, sogas de los barcos previamente deshechas.


Pero, en la actualidad, se utiliza única y exclusivamente el yute, una materia prima 100% natural y ecológica, que permite transpirar la piel, es más suave al tacto y también de más larga duración que cualquier otra materia.

La confección artesanal de las alpargatas consta de varias fases:

  1. Trenzado: elaboración de la cuerda.
  2. Urdido: que consiste en el enrollado de la cuerda para formar la suela. Cuerda que después se coserá, atravesandola de lado a lado (ya sea manualmente o con alguna ayuda mecánica)
  3. Remonte: cosido de la lona a la suela para dejarla lista para su uso.
  4. Vulcanizado: antiguamente la suela de las alpargatas no llevaba ningún tipo de protección. Hoy en día se protege con una capa de caucho que da mayor consistencia al calzado. 

El remonte, junto con el urdido, son las partes del proceso que menos han evolucionado.


El remonte -cosido de la lona a la suela- se sigue haciendo totalmente a mano, con una simple aguja y la ayuda de un `artefacto´ -conocido como "la zapatilla"- una protección metalica que se coloca en la mano para facilitar el empuje de la aguja.